Saltar a contenido

Puntuación independencia financiera

Esta puntuación es una medida del nivel de financiación externa (deuda con terceros) que actualmente mantiene la empresa, en relación con sus activos totales. A esta relación se la denomina apalancamiento financiero.

Uso

Un valor bajo de la puntuación independencia financiera indicará un reducido nivel de financiación externa. La empresa está usando activos propios para financiar su actividad (recursos aportados por socios y recursos generados por la empresa en ejercicios pasados y no distribuidos a los socios). Por otro lado, un valor alto de la puntuación indicará que la empresa está usando principalmente recursos ajenos (préstamos bancarios, empréstitos, deuda titularizada, financiación de proveedores, etc.) para financiar su actividad.

Rango de puntuación Interpretation
from 0 to 5 Alto nivel de financiación externa
from 5 to 7 Bajo nivel de financiación externa
from 7 to 10 No hay financiación externa significativa

Consideraciones sobre el apalancamiento

El nivel de financiación externa (apalancamiento financiero) tiene una influencia directa en dos de las principales variables contables de toda empresa: la rentabilidad financiera y la solvencia. El efecto de la variación del apalancamiento en ambas variables es el contrario: al aumentar una disminuirá la otra.

Aumento del apalancamiento

Si aumentamos el nivel apalancamiento financiero aumentará la rentabilidad financiera y disminuirá la solvencia (ceteris paribus siempre que el resto de variables contables no cambie y siempre que el coste de financiación sea menor que la rentabilidad económica de la empresa).

Un aumento del apalancamiento financiero significa mayor nivel de financiación externa de manera que estamos financiando la actividad con un mayor nivel de recursos ajenos. Al tener que aportar los socios menos recursos para financiar la actividad de la empresa su rentabilidad financiera aumenta ya que se están obteniendo los mismos beneficios (ceteris paribus) pero aportando menos capital propio.

Pero este mayor nivel de financiación externa y de rentabilidad tiene como contrapartida una menor solvencia, tanto estática como dinámica, puesto que el aumento del apalancamiento implica mayor nivel de deuda con terceros y mayores gastos en intereses pagados.

Disminución del apalancamiento

Por otro lado, la disminución del apalancamiento financiero significará, ceteris paribus, (1) una reducción de la rentabilidad financiera (siempre que el coste de la financiación sea menor que la rentabilidad económica de la empresa) y (2) un aumento de la solvencia de la empresa, tanto estática como dinámica.

Ejemplo de análisis

Supongamos dos empresas, ambas con la misma nota en las puntuacións de solvencia y rentabilidad financiera, pero una de ellas (empresa A) presenta un bajo nivel en e la puntuación de independencia financiera, mientras que la otra(empresa B) presenta un alto nivel dicha puntuación. ¿Cuál de ellas es mejor desde el punto de vista de un inversor?

Si no hay cambios en las condiciones económicas y/o financieras de ambas empresas ambas son igual de atractivas desde el punto de vista inversor ya que ambas presentan la misma nota en las dos puntuacións principales de rentabilidad y solvencia.

Sin embargo, cualquier cambio en las condiciones económicas y/o financieras afectará de manera más significativa a la empresa A, más apalancada, que a la empresa B. Por ejemplo, un aumento de los tipos de interés afectará principalmente a la empresa A ya que el aumento de tipos de interés provocará un aumento en sus gastos de intereses y verá reducida tanto su rentabilidad como su solvencia. La empresa B no se verá afectada por dicho cambio. Por otro lado la empresa B, menos apalancada, tiene margen para poder aumentar su rentabilidad financiera de resultar necesario, aumentando si nivel de apalancamiento financiero, siempre que dicho aumento no afecte significativamente a su nivel de solvencia. La empresa A, más apalancada, carece de dicho margen.

Por otro lado, si el nivel de solvencia de ambas fuera muy reducido, la empresa B tendría margen para aumentar su solvencia reduciendo su nivel de apalancamiento.

Por tanto, en general, un alto nivel de esta puntuación indica que la empresa tiene margen, ceteris paribus, para aumentar si rentabilidad financiera, mientras que un bajo nivel de esta puntuación indica que la empresa tiene margen para aumentar su nivel de solvencia.

Pasivos usados en el cálculo

En el cálculo de esta puntuación se considera al denominado pasivo comercial como fuente de financiación externa cíclica. Entendemos aquí por pasivo comercial todo endeudamiento derivado de la adquisición de factores productivos necesarios para la producción y venta de los bienes y/o servicios de la empresa.

Un ejemplo de pasivo comercial sería la financiación de proveedores. Supongamos, por ejemplo, una cadena de distribución de productos de alimentación, y supongamos que dicha cadena financia la adquisición de alimentos a sus proveedores mediante letras de cambio a 90 días. Esa financiación a 90 días es pasivo comercial y es considerada como financiación externa en el cálculo de esta puntuación.

Sin embargo, dicho pasivo comercial no paga intereses, se amortizará con la venta de los alimentos adquiridos, y se preve que se renueve automáticamente a los 90 días con la compra de una siguiente partida de alimentos. Por tanto vemos como este pasivo tiene un caracter distinto al resto de pasivos de la empresa: (1) no paga intereses, (2) se amortiza con cargo a ventas y (3) se renueva automáticamente de manera cíclica. Por tanto esta financiación tienen las mismas características que la financiación permanente del capital aportado por socios.

Por esta similitud del pasivo comercial con el capital propio de la empresa la puntuación independencia financiaria (sin pasivo comercial) extrae dicho pasivo comercial en el cálculo del apalancamiento de la empresa.

Siempre habrá de cumplirse que el valor de la puntuación sin pasivo comercial sea mayor o igual que la puntuación que considera el pasivo comercial como apalancamiento financiero. Ambos valores coincidiran cuando la empresa no tenga pasivo comercial.